El rol del curriculum vitae en un mercado laboral saturado de demanda

Un mercado laboral saturado de oferta laboral profesional. Empresas que cada día elevan los requerimientos de sus “perfiles ideales” para todas sus (escasas) vacantes. ¿Tiene claro Ud. el rol de su curriculum vitae para generar entrevistas de trabajo?

Consultoras, selectores, head hunters, etc., ¡todos mezclados! Innumerable cantidad de portales, sites, bases de datos, etc., donde hay que invertir horas cargando su curriculum vitae. Y rezar para ser citado a una entrevista.

Nuevas reglas “de mercado”, algunas limitantes hacia la edad, el sexo, la formación profesional, idiomas, etc, etc. Redes plagadas de “consejos”, artículos, muchos de ellos traducciones de otros países y contextos culturales. Lo cierto es que el EMPLEO es escaso. Su CV juega un rol clave para sobresalir.

Curriculum con valor agregado

En este “maremágnum”, donde lo que Ud. busca es escaso, y compite con cientos de otras personas igual o más calificadas, ¿usted qué ofrece? ¿Cuál es su “característica diferenciadora”? ¿Por qué habrían de elegirle a Ud.?

Más allá de una imprescindible modernización en la presentación de su curriculum; más allá de cierto entrenamiento y preparación para enfrentar entrevistas, incluso luego de aplicar cuanto consejo técnico haya leído sobre las bondades del networking, ¡Ud. sigue en la búsqueda!

Por ende, mi pregunta tiene vigencia: ¿por qué, entre tantos, habrían de contratarle a Ud.?

Las empresas son conscientes de su competencia y de que cada consumidor puede elegir entre productos y servicios muy similares. Conscientes de que cualquier producto o servicio, si no tiene un claro “valor agregado”, corre rápido riesgo de convertirse en un “comodity”, hacen ingentes esfuerzos por definir y mantener su “característica diferenciadora” o Valor Agregado.

¿Cómo definir el diferencial de su curriculum vitae?

Es en razón de ese “valor agregado” que elegimos una “X” marca de nafta en nuestro coche, o compramos una “X” marca de coche; etc. Compramos “por marca” múltiples productos y servicios. Es decir, de alguna manera nos han convencido de que “X” es mejor que “Z”. Es una regla de mercado.

Como decía antes, lo real es que vivimos en un mercado laboral saturado de oferta profesional. Por cada vacante llegan cientos de CVs. Por cada búsqueda son entrevistados más de 15 o 20 candidatos posibles.

¿Ud. tiene preparada una estrategia para translucir su VALOR AGREGADO? Invito al debate. La pregunta es: ¿hay que hacer el esfuerzo por definir nuestro “valor agregado”? Y, en ese caso, ¿cómo se hace?