El lenguaje corporal es una manera de comunicarse sin hablar y, como solicitante de empleo, usted debe recordar que la forma en que mueve el cuerpo dice mucho sobre usted.  ¡No es lo que dice, sino cómo lo dice! ¿Le suena? Es una frase que se aplica perfectamente a sus relaciones y entrevistas de trabajo.

Si quiere que le ofrezcan el trabajo, deberá ser consciente de su lenguaje corporal, al igual que cuida la forma en que se viste durante una entrevista.

Consejos simples de lenguaje corporal que transmiten competencia y seguridad

Hacer contacto visual y dirigir bien la mirada

Mirar a alguien a los ojos se considera un signo de buena fe y honestidad, pero no debe ser agresivo o agresiva, como quedarse mirando al entrevistador o a la entrevistadora durante mucho tiempo.

Durante la entrevista laboral, asegúrese de no recorrer la oficina con la mirada mientras responde preguntas. No mire el techo, como si estuviera aburrido o aburrida, mientras la persona que lo o la entrevista le da detalles sobre el empleo.

Debe saber bien adónde dirigir la mirada mientras habla. Mirar hacia arriba o hacia un costado al hablar o antes de hacerlo da la impresión de que está haciendo una confidencia. Peor aún, el entrevistador o la entrevistadora podrían dudar de su integridad.

Dar un fuerte apretón de manos como parte de su lenguaje corporal

Otro factor de lenguaje corporal que es importante para una entrevista laboral exitosa es un buen apretón de manos, que no debe ser ni débil ni dominante. No le estruje la mano a la otra persona ni controle el apretón.

Además, un buen apretón de manos es breve, pero no demasiado. Aún más importante, las manos deben estar limpias y no sudorosas.

El juguetear como lenguaje corporal

Juguetear en el asiento con los puños o la corbata, y tamborilear sobre la mesa, son formas de legnuaje corporal, y dan cuenta de aburrimiento o nerviosismo. Sin duda, no es la impresión que quiere causar en el entrevistador o la entrevistadora en su primera reunión o en la entrevista de trabajo.

Golpear el suelo con el pie, acariciarse el cabello y juguetear con el currículum, también son signos de nerviosismo. El jugueteo expresa ansiedad, manifiesta que no está seguro o segura de sus cualidades o de sus respuestas durante la entrevista laboral.

Caminar con seguridad, otro signo del lenguaje corporal

No se pavonee, no está en una pasarela. Cómo camina y cómo se mueve dicen mucho sobre su seguridad, lo cual influye, a la vez, en la manera en que lo verá el entrevistador o la entrevistadora. Mantenga el mentón alto y la espalda erguida. Relaje los hombros para no parecer que está tenso o tensa, y no encorve la espalda.

Si tartamudea o se olvida de algo, no le dé importancia. Actúe como si nada hubiera sucedido. Pasar por alto el momento torpe es mejor que demostrar enojo o culpa.

Controle sus reacciones

Los entrevistadores saben observar a las personas, sobre todo, sus reacciones. No deje que su rostro exprese conmoción, ansiedad o nerviosismo. Trate de que su rostro y sus reacciones manifiesten neutralidad, o terminará dando al reclutador o la reclutadora más información que la que usted se imagina.

Por ejemplo, tragar sugiere nerviosismo, mientras que fruncir los labios indica que está ocultando información. Sus reacciones faciales afectarán la forma en que el entrevistador o la entrevistadora perciban sus respuestas durante la entrevista laboral.

En nuestros programas de Coaching trabajamos mucho el abordaje de las entrevistas laborales, y el lenguaje corporal es uno de los aspectos más importantes. Si no está seguro/a… consúltenos.