Ud. está contentísimo/a! Le han citado por segunda vez!

Recuerde que, en la segunda entrevista laboral, la estrategia es más difícil que en la primera y que las preguntas que recibirá serán  más desafiantes para responder.

Esta vez el empleador quiere asegurarse de que, de todos los candidatos que se postularon, usted es el o la que más reúne todas las condiciones.

Esto significa que debe prepararse para la segunda entrevista con más esmero! Considere, usando redes de contacto, consultar a personas que atravesaron por una experiencia similar. Si es posible, hable con coach que esté dispuesto a hacerle una simulación. Alternativamente, si conoce a un empleado o una empleada de la compañía, él o ella podrían ayudarlo o ayudarla a prepararse para la próxima entrevista.

Nunca hace mal preguntar…

Asegúreles que no busca una ventaja injusta o información interna sino solo apoyo para realizar elecciones sensatas en cuanto a la preparación. Si conoce el nombre de la persona que lo o la entrevistará, puede llegar a comprender su personalidad y estilo de entrevista. Porque no usar Google para saber “algo más” de esa persona?

Una vez que llegó a la segunda entrevista, mantenga la calma. Recuerde lo bien que le fue la primera vez. Algo que dijo o hizo le valió esta oportunidad actual, de modo que no querrá cambiar su enfoque. Responda las preguntas de manera directa pero cordial, citando un ejemplo para sustentar sus respuestas siempre que pueda.

Por ejemplo, si le preguntan sobre su capacidad para resolver problemas, evite una respuesta general como “Soy bastante bueno/a para restaurar la tranquilidad después del caos”. En cambio, comparta un hecho específico: (ejemplo) “Durante un corte de energía en mi lugar de trabajo anterior, cuando todas las computadoras dejaron de funcionar, reuní a los empleados en mi departamento y establecí reglas sobre cómo mantener la calma y, de otra forma seguir operando de modo que todos se beneficien.”

En esa segunda entrevista, es probable que conozca a un ejecutivo de más nivel de la compañía. La entrevista puede dejar tiempo para una conversación informal de manera que él o ella puedan saber más sobre usted a nivel personal. Prepárese y esté dispuesto o dispuesta para compartir algunas anécdotas y experiencias de su vida fuera de la oficina. Tenga en cuenta que el entrevistador o la entrevistadora contratarán a una persona, no solo a un o una profesional.

No olvide entregar y pedir una tarjeta personal. Agradezca luego el tiempo dedicado. Y, si no es contratado, esas personas siempre le serán útiles para su “networking” futuro.

Ud… creyó que la segunda entrevista sería más simple?

Todo lo contrario!

Saludos… y espero sus comentarios!