Se necesitan fuerzas para ir en búsqueda de una carrera que le apasiona cuando ya esta involucrado  en una que no le gusta!!

Casi textualmente, compartiré con Ud. los comentarios que me hizo un casual compañero de asiento, en un vuelo Bs As NY, recientemente, cuando conversábamos del tema.

El decía:

Cuando comencé con mi primer trabajo en marketing en Manhattan a principio de los 80, amaba el ritmo y la excitación de la gran ciudad, además del buen sueldo que ganaba. Me distinguía en mi trabajo. Wall Street estaba en auge. Mientras mi carrera progresaba trabaje en programas de ventas y marketing para empresas pequeñas y grandes. Pero de a poco empece a sentir que me estaba convirtiendo en un emblema corporativo.

Había elegido una carrera en marketing y ventas porque era una persona sociable. Estaba fascinado con el comportamiento de las personas y con saber que era lo que los motivaba. Sin embargo, me encontré a mi mismo en un sistema en el que tomar decisiones llevaba tanto tiempo que una eternidad parecía poco. Día tras día iba a mi lugar de trabajo a cumplir con reglas que habían sido creadas por otros durante horas interminables que pertenecían a otros para lograr los objetivos de otros. Lentamente me estaba convirtiendo en una persona invisible.

Como consecuencia de mi insatisfacción comencé a saltar de un trabajo a otro. Mis amigos y colegas me preguntaban: ¿qué te pasa?. Yo me preguntaba a mi mismo: ¿por qué no puedo ser feliz? Y ¿por qué no puedo quedarme en un mismo trabajo por mucho tiempo? Empezaba cada trabajo con buenas intenciones y me decía a mi mismo: “ya está, me quedo aquí para siempre” pero luego de un mes o dos me sentía infeliz de nuevo. Soñaba con una carrera mejor pero no tenia objetivos y por lo tanto ningún plan para implementar un cambio.

Finalmente, cuando decidí que ya había sido suficiente, me inscribí en una clase para aprender una nueva profesión y me cambie de carrera. Derrepente, mi siguiente movimiento profesional estaba claro y lo conseguí. Ahora amo lo que hago y no puedo imaginarme haciendo otra cosa.

Ud. también puedes tener una carrera con objetivos y pasión. Si ya tiene el conocimiento y las habilidades, solo necesita las fuerzas y el coraje para llevar a cabo sus sueños. Aquí hay tres maneras de esforzarse al máximo para asegurarse una carrera significativa.

Soñar de nuevo

¿Recuerda cuando era chico y sabia lo que querías ser cuando fuera grande? ¿hace lo mismo ahora que es adulto? Si no lo hace ¿por qué no? ¿por qué no conseguió lo que quería? ¿que se interpuso en el camino?

Muchos profesionales que son infelices con sus carreras dicen que no pueden visualizar el trabajo de sus sueños. Pero cuando se les pide que escriban sobre sus sueños en un papel, recuerdan las fantasías que tenían de niños.

Ser creativo

Una mujer de negocios que conozco, con un horario que se mueve a la velocidad de la luz, habla muy seguido con clientes que han construido imperios multi-millonarios. Ama lo que hace, pero si no encuentra tiempo para ser creativa, siente que desperdicio el día. Ser creativos nos hace felices y alimenta nuestras almas. La creatividad nos permite expresar nuestros talentos y habilidades en su máxima capacidad. Nos aleja de nuestros problemas y crea espacio para nuevas ideas y perspectivas.

Para desatar tu propia creatividad, empieza a prestar atención a esa voz interna que te pide que pintes, escribas, arregles tu auto o te dediques a otra actividad que te de placer. Estas son pistas para encaminarse hacia donde debe en su carrera.

Seguir en movimiento

Miles de profesionales que están a punto de triunfar fallan porque dejaron de intentarlo muy rápido. La vida puede ser difícil. A veces nos olvidamos de esto cuando el camino se pone duro.

Por ejemplo, muchos empresarios utilizan como excusa la mala economía para no seguir adelante. Decidieron que sus objetivos son demasiado altos como para alcanzarlos y entonces esperan a que el mercado mejore. Esta es la peor decisión que un profesional puede tomar.

Aquellos que son exitoso en sus carreras no se rinden. No son diferentes a Ud. o a mi. La diferencia es que ellos siguen adelante como sea. Tienen días buenos y malos, pero no dejan de intentarlo.

Sigua adelante, incluso si no tiene ganas. Haga una cosa por día, a pesar de que sienta que no va haber cambio alguno. La espera mata su fuerza y su espíritu. El progreso hará que sus objetivos laborales se vuelvan realidad.

Si esta nota le interesó, le agradeceré sus críticas y/o comentarios!

Saludos!