1796536_809425135738248_1632435290_n

Sé cómo es sentirse atrapado en la vida profesional. Nos deprime ir a trabajar, pero nos parece que no hay alternativa. Soñamos con algo mejor, pero no sabemos o no creemos poder lograrlo. Nos sentimos desesperanzados, impotentes y solos. Lo he vivido!

Lo que nos falta es un “panorama general”. Sin un destino, somos como las hojas de un árbol dejándose llevar por el viento en vez de ser el árbol que se erige con fortaleza a pesar del mal tiempo. Un “destino” nos ayuda a campear el temporal. Y además no nos hace sentir atrapados en el día a día, porque tenemos en hacia donde vamos.

Ese “panorama general” no cae del cielo; hay que crearlo! Tenemos que dejar de hacer las cosas como las hacíamos antes y empezar a hacerlas de modo diferente. En otras palabras, si queremos algo diferente, habrá que hacer algo diferente.

Entonces, ¿cómo dejar de ser una víctima en nuestra carrera? Le comento 3 acciones que a mi me dieron resultado.

1. Tome la decisión de no sentirse más una víctima

Tal vez esto le resulte difícil. Ser víctima tiene sus beneficios. Mientras usted se siga quejando de su situación no tendrá que hacer algo al respecto. No tiene necesidad de exponerse. No tiene que cambiar en lo más mínimo. No tiene que sentir dolor o decepción. Mientras sea una víctima se sentirá seguro, porque ante la falta de desafíos no tendrá que demostrar nada, no saldrá lastimado ni cometerá errores.

Pero piense en las desventajas de ser una víctima. Usted no es feliz y no está en el lugar que desea para su carrera laboral. Contempla a los demás y se pregunta por qué ellos son felices y obtienen todo aquello que usted querría. Tal vez se pregunte: “¿Qué es lo que estoy haciendo mal?” La diferencia es que ellos persiguieron aquello que deseaban y usted dejó de hacerlo. Decida arriesgarse, y en ese mismo momento empezará la transformación de su carrera.

2. Actúe como “un ganador”

Tal vez todavía no se sienta ganador, pero tendrá que empezar por algún lado! Compórtese como si ya fuera Ud. quién gobierna su carrera, y así recuperará el poder.

Los ganadores no siempre sienten seguridad cuando inician su trayectoria. Lo único que saben es que quieren llegar a algún lado, y siguen adelante hasta que llegan. ¿Sienten dudas? Por supuesto. ¿Permiten que esas dudas los detengan? No.

Finja ser la persona que desea ser. No deje de fingir. Un día se va a despertar y se va a dar cuenta de que ya no está fingiendo más y se ha convertido en aquello que deseó.

3. Implemente un plan de acción

Decidir y actuar son pasos importantes, y emprender acción también. Usted tiene un deseo, decide ir tras él, y luego toma las medidas necesarias para que ese deseo se haga realidad.

Escriba su meta (deseo). Luego desglose esa meta en pequeñas fracciones, y trabaje de a una fracción por vez. ¿Se interpondrá la vida de vez en cuando? Sí. ¿Tendrá usted que seguir adelante a pesar de todo? Sí. Esa es la belleza de un plan, porque lo mantiene a usted encaminado incluso en aquellos momentos en los que las coyunturas lo quieren distraer. Tener un plan es fundamental cuando uno quiere dejar de ser víctima. Le da cosas para hacer y elementos en los que concentrarse cuando las circunstancias sean tanto adversas como favorables.

¿Y? ¿Qué le parece? Usted tiene una sola vida para vivir, ¡que sea una vida que ame!

Para ayudarse existen nuestros programas de Coaching de Carrera. Al menos… evalúelos! Para más información visite: www.cristinamejias.com Solo o con apoyo se anima a dejar su rol de “victima”?

Espero sus comentarios